Con los legisladores Francisco Quintana, Daniel Del Sol, Cristina García y Mercedes De las Casas proponemos que se respete un procedimiento de higienización para la venta de este producto, sabiendo que la gran mayoría de los comercios ya lo están realizando adecuadamente. Creemos que se trata de una iniciativa positiva tanto para vendedores como para consumidores.

El proyecto plantea el cumplimiento de un proceso estandarizado de higienización para el fraccionamiento de cervezas a granel y así garantizar que el producto esté apto para su consumo, ya sea cerveza tirada con el modo de “choperas” como las artesanales que se fraccionan a pedido del cliente y que pueden ser envasadas para su consumo fuera del comercio.

Además, el texto propone una serie de requisitos para el rotulado de los envases y de limpieza para conservar la calidad del producto, según lo que establece el Código Alimentario Argentino.

Con respecto a la recarga de cerveza artesanal, la iniciativa indica que podrá llenarse envases de vidrio o acero inoxidable con tapa hermética. El responsable del expendio deberá realizar la limpieza correspondiente. En el caso que el cliente lleve su propio recipiente, este deberá hacerse cargo de la higienización, dejando constancia de la responsabilidad en un libro de actas.

La cerveza artesanal empezó a fabricarse en Estados Unidos y desde hace unos años se comercializa en las principales ciudades de Argentina. Es uno de los productos con mayor potencial de crecimiento y desarrollo en el rubro gastronómico, con un progreso anual del 40%.