La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, conjuntamente con la Unión de Periodistas de Boxeo de la República Argentina (UPERBOX), distinguió por la tarde del lunes 23 de mayo del 2016 a las mujeres boxeadoras, con motivo del decimoquinto aniversario de la reglamentación del boxeo femenino en el país.

El acto organizado junto a los legisladores Daniel Del Sol, Cristina García De Aurteneche, Mercedes de las Casas y Claudia Calciano fue realizado en el Salón Dorado. La inauguración de la ceremonia estuvo a cargo de la vicepresidente 1° del Palacio legislativo, Carmen Polledo, donde se homenajeó a cuatro campeonas mundiales en representación de las deportistas que practican de esta disciplina: Marcela “La Tigresa” Acuña, Alejandra “Locomotora” Oliveras, Yésica “Tuti” Bopp y Érica “La Pantera” Farías.

Pocos deportes fueron tan resistentes a la participación femenina como el boxeo. La inclusión de la mujer a nivel nacional avanzó notablemente en los últimos años, a base de esfuerzo, dedicación y pasión. Han logrado vencer los prejuicios y miedos en una sociedad que cada vez pelea más por la igualdad de género.

Argentina es potencia mundial en el boxeo femenino y decidimos homenajearlas por lo que han logrado en estos quince años tanto a nivel nacional como internacional. Son un ejemplo de trabajo y dedicación para cumplir sus sueños.

Ernesto Cherquis Bialo, presidente de la UPERBOX, hizo un reconto del esfuerzo que significó la primera licencia profesional y “hacer de ello una digna forma de vida”.

Luego de recibir una plaqueta, las boxeadoras homenajeadas agradecieron el reconocimiento. Acuña afirmó que tuvo que demostrar que “las mujeres podemos y sabemos boxear”. En tanto, Bopp dijo que “esto es un gran avance en la lucha por reconocer la igualdad”. A su vez, Farías aseguró que “el deporte genera unión y compañerismo, por eso destaco tener conmigo a la gente que me rodea diariamente”. Por último, Duer y Oliveras se encuentran fuera del país, aunque el padre de esta última, Luis, se acercó a obtener la distinción correspondiente.

El 25 de marzo del 2001, la Federación Argentina de Box (FAB) anunció la reglamentación del boxeo femenino en el país. Esta decisión fue histórica para el deporte nacional, ya que habilitaba a las mujeres a la práctica profesional sobre un ring al igual que los hombres.

A partir de ese momento, la entidad comenzó a recibir las solicitudes de licencias para ejercer el boxeo. Marcela Acuña fue la primera profesional reconocida, quien luego lograría el primer título mundial femenino de Argentina.

En la ceremonia estuvieron presentes: Luis Romio, presidente de la Federación Argentina de Boxeo; y Eva Gatica, presidente de la Comisión de la Mujer de la Federación Argentina de Boxeo e hija de José María Gatica, el pugilista fallecido.