El futbolista de Racing Club, Diego Milito, fue declarado Personalidad Destacada del Deporte de la Ciudad de Buenos Aires, en la Legislatura porteña, en un acto que presidí junto al jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Soy hincha del buen fútbol y Diego es sinónimo del buen fútbol. Su llegada a Racing jerarquizó al deporte que más apasiona a los argentinos y sus valores son para imitar.

El delantero agradeció la distinción: “Esto me supera. Estoy emocionado. Soy un afortunado por recibir este galardón que ha sido entregado a grandes deportistas. Agradezco a mi familia y mis amigos por el apoyo de siempre. Quiero dedicarle estos a mis papás, que llegué a esto gracias a ellos”.

Milito nació el 12 de junio de 1979 en Quilmes, provincia de Buenos Aires, y debutó en la Academia a fines de 1999. Integró el plantel campeón del Apertura 2001, título que cortó con una racha negativa de 35 años sin éxitos a nivel local. En 2003 emigró al continente europeo, donde vistió las camisetas del Genoa de Italia, Zaragoza de España e Inter de Italia, club en el que vivió su etapa más gloriosa como jugador.

En 2010, el atacante fue figura del conjunto neroazzurro que se quedó con la triple corona: Serie A, Copa Italia y Champions League, en una final inolvidable contra Bayern Munich en la que anotó los dos goles del equipo. También ganó la Copa Mundial de Clubes, disputada en Emiratos Árabes, y la Supercopa de Italia. Ese año fue galardonado como Mejor jugador de la final de la Champions League, Delantero del año de la UEFA, Jugador del año de la UEFA, Futbolista del año de la Serie A y Futbolista extranjero del año de la Serie A. Además, Diego Maradona lo convocó para el Mundial de Sudáfrica 2010. El delantero ingresó en el segundo tiempo en el debut ante Nigeria y fue titular en el tercer partido de la fase de grupos, contra Grecia.

Una vez concluido su contrato con Inter, Diego Milito, uno de los máximos goleadores argentinos en actividad, decidió volver a Racing diez años después para culminar su carrera. El delantero se convirtió en el referente y capitán del equipo que se coronó campeón del Torneo Transición 2014.

En la ceremonia estuvieron presentes: el presidente de Racing Club, Víctor Blanco, y sus compañeros de Comisión Directiva; el arquero de Racing, Sebastián Saja; el exjugador Claudio Úbeda y Juan José Pizzuti, el entrenador campeón del mundo con la Academia en 1967.