La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aprobó en la sesión del jueves 16 de julio del 2015 el proyecto que presenté para elevar la sanción a quien obstruya la visibilidad del dominio de su automóvil.

La ley, que contó con 53 votos positivos y fue apoyada por todos los bloques, estableció sancionar con 1000 (mil) Unidades Fijas a quien dificulte la visualización de la chapa patente.

Hay multas que se hacen por distracciones y el conductor no tiene malas intenciones. Pero esto es premeditado, la persona que sale a la calle con la patente tapada es alguien que sabe que va a violar la ley y no quiere que lo reconozcan.

Ocultar la patente, adulterarla o reemplazarla es una práctica habitual para evitar una sanción. En especial la dificultad de identificar la placa trasera. Se puede realizar tapando o alterando alguna letra o algún número, envolver la placa con trapos o bolsas, adherir calcomanías, doblar la chapa, fijar un CD o espejo para que el flash de la fotomulta se refleje en él, entre otros ejemplos, indica la ley sancionada.